Licuadora para batidos y zumos de naranja

habías pensado que hacer zumos no tenía mayor secreto, pero ahora que te estás planteando comprar una licuadora y buscas información, te has dado cuenta de que el asunto tiene más miga de lo que parece.

Aunque una licuadora es básicamente, un pequeño electrodoméstico que se emplea para obtener zumos, sus usos pueden ser múltiples: hacer cremas, salsas, purés, batidos…

Además, existe cierta confusión en torno a la nomenclatura, ya que los términos licuadora, exprimidor y batidora se intercambian frecuentemente.

Para poner un poco de claridad en el tema, hemos decidido facilitarte el máximo de información posible, de manera que, si te planteas comprar una licuadora, pero no sabes exactamente cual elegir, puedas tener suficientes elementos de juicio para tomar una decisión acertada.

Para ello, el primer paso es conocer cuáles son las principales clases de licuadoras, sus características, particularidades y diferencias.

Partiendo de este punto te resultará más fácil identificar cuál de ellas es la que más se adecua a tus necesidades y por tanto facilitará tu decisión.

 

Tipos de Licuadoras

Al hablar de licuadoras, básicamente podemos distinguir cuatro clases de licuadoras:

 

Si bien no son todas las que existen, sí que son las más frecuentes para uso doméstico, que es el que nos interesa en este caso. Veamos qué características reúne cada una de ellas.

Licuadoras de prensado en frió

La característica principal de las licuadoras de prensado en frió de licuadoras es que no tienen cuchillas. La extracción del zumo se realiza mediante compresión de la pulpa, de forma que lo que se obtiene es el jugo de la fruta, mientras que la pulpa, las pepitas y la piel quedan separadas en otro compartimento.

Licuadoras centrifugas

Estas son licuadoras que extraen el líquido como resultado de la acción de cuchillas a gran velocidad.

Este sistema de extracción tiene consecuencias directas sobre el producto final que se obtiene. La trituración genera altas temperaturas, lo que unido a la exposición de las pequeñas partículas generadas por la oxidación del aire, provoca que parte de las vitaminas y nutrientes se pierdan.

Además, el zumo que se obtiene mediante este proceso, no tarda mucho en adoptar un aspecto poco atractivo, al separarse la pulpa del líquido. Por esa razón, los zumos elaborados con licuadoras centrífugas deben consumirse de manera inmediata.

Exprimidores

Como su nombre dice los exprimidores exprimen fruta y separan la pulpa del líquido. Se usan sobretodo para cítricos como naranjas, limones o pomelos.

La versión más sencilla son los exprimidores manuales, los de toda la vida, los que tienes que presionar la fruta con las mano y girarla.

Un escalón más arriba tenemos los exprimidores eléctricos que solamente debes apretar con la mano y el propio exprimidor gira. Los mejores tiene rotación doble que lo que hace es cambiar el sentido de rotación del exprimidor y así extraer mejor hasta la última gota de zumo.

Los exprimidores automáticos son los más cómodos porque simplemente tenemos que ejercer una leve presión sobre una palanca.

Por lo tanto si solo tienes pensado tomar zumos de cítricos un exprimidor puede servirte, si tienes pensado hacer zumos de otras frutas mejor usar una licuadora.

Batidoras

Las licuadoras o batidoras de vaso son prácticas por su facilidad de uso. Tan sólo se necesita destaparlas, introducir la fruta y oprimir el botón.

Ahora bien, en el caso de estas batidoras no se produce una separación del jugo, la pulpa y la piel, sino que la máquina, por medio de la acción de cuchillas, transforma la fruta al completo en líquido.

La consecuencia es que no se pierden las vitaminas de la piel, y que el líquido resultante es más espeso.

6 puntos clave a la hora de comprar una licuadora

Una vez ya se conocen las diferentes opciones existentes en el mercado de las licuadoras, la decisión de cuál comprar debe realizarse analizando distintos factores, que en unos casos, serán más importantes que otros. Esto es en lo que debes fijarte principalmente a la hora de comprar una licuadora.

1- El uso que se le va a dar

¿La necesitas para hacer un zumo de naranja por la mañana? ¿O piensas darle otros usos como realizar granizados, purés y zumo de frutas variadas? ¿Vas a utilizarla sólo tú o también tus hijos? De la respuesta a estas preguntas depende que te decidas por un exprimidor o una licuadora.

Una vez tengas claro para que la vas a usar y cuantos la usareis ya podréis empezar desde a mirar desde las más baratas hasta las más completas del mercado.

2- Capacidad

La capacidad del vaso puede ser importante o no dependiendo del número de personas para las que se vaya a emplear. Para alguien que vive solo o para una pareja, este factor será irrelevante, pero una familia de 4 o más personas tendrá que adquirir una licuadora con cierta capacidad para hacer zumo suficiente para todos de una sola vez.

3- Potencia

Es importante que la licuadora tenga una potencia suficiente para que maximice la extracción del jugo. Además, en el caso de frutas con una textura más resistente, la falta de potencia puede ocasionar problemas de atascos.

Por debajo de 400W puede ser una potencia algo escasa así que lo ideal es encontrar una licuadora que tenga dicha potencia como mínimo. Una potencia entre 600 y 800 W es lo ideal si no se busca un aparato excesivamente caro, ya que en este rango pueden ofrecer un rendimiento satisfactorio ante casi cualquier situación.

4- Limpieza

La limpieza siempre ha sido uno de los principales problemas de estos electrodomésticos. No es práctico comprar una licuadora, por buena que sea, si se hace muy complicado limpiarla, porque al final terminará por no dárle uso.

Así que uno de los aspectos que debes tener en cuenta es si las piezas se desmontan fácilmente y si pueden lavarse en el lavavajillas.

5- El tamaño de la boquilla de fruta

En los casos de licuadoras con la boquilla pequeña se necesita emplear mucho tiempo en cortar la fruta en pedacitos de un tamaño lo suficientemente pequeño para que quepan en ella, lo que no es demasiado práctico. Si la boquilla es amplia, el proceso es mucho más rápido, ya que un par de cortes en horizontal y vertical serán suficientes para obtener trozos que puedan ser introducidos en el aparato.

6- Materiales

Los materiales de los que esté hecha la licuadora van a tener reflejo en el precio. La gran mayoría están hechas de plástico, en algunos casos, el vaso es de vidrio, y en otros, el material empleado es en su totalidad acero inoidable, lo que por supuesto, lo encarece.

Debes valorar si te compensa pagar un poco más por contar con una máquina resistente a golpes y al uso diario o si prefieres pagar un poco menos por una licuadora que usaras ocasionalmente.

Conclusión

La mejor forma de evaluar la compra de una licuadora es hacer balance de tus necesidades, los usos que se le van a dar y el presupuesto que cada uno quiera gastarse.

Existen multitud de modelos de características muy distintas. Después de aclarar qué tipo de licuadoras hay en el mercado y qué aspectos hay que valorar para elegir la más adecuada, seguro que ahora elegir la licuadora que necesitas te cuesta un poquito menos.

Cerrar menú